Hasta siempre Darío Barrio

Llevaba muchos meses sin escribir en el blog. La falta de tiempo y, sobre todo, la falta de ganas de dedicar ese  poco tiempo libre que me queda al ordenador han sido los motivos principales.  Al principio dejaba correr  los días, luego las semanas y al final han sido los meses los que han ido pasando.

Este fin de semana algo ha hecho que quiera volver a retomar esta actividad olvidada. Algo que daba por cerrado, vuelve a abrir su puerta y me invita a entrar. Ya había ocurrido otras muchas veces y lo había rechazado. Pero esta vez, sí  me apetece volver.

¿Por qué ahora sí? ¿Cuál ha sido el motivo?  Despedirme de Darío en mi blog.

Darío Barrio en Dassa Bassa

Un día con Darío

Sigue leyendo

Mi cumpleaños y mis regalos en Twitter

Ayer fue mi cumpleaños. Sí, 46 añazos ya, y todos míos. Hay personas que me preguntan que si no me da vergüenza decir en publico la cantidad de años que tengo. Y yo pienso, ¿ pero cómo me va a dar vergüenza si todos son míos?  Los he vivido yo, uno a uno, plenamente, con intensidad y disfrutando de cada uno de ellos al máximo. Estoy muy orgullosa de mis años y de lo que he hecho con ellos.

Ya sabéis lo que decía Albert Schweitzer  “Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma”. Y a mí el alma no se me ha arrugado.

Sigue leyendo

Un día de despedida

El post de hoy lunes iba a tratar de un tema completamente diferente, pero las circunstancias hacen que nuestra vida cambie en cuestión de horas.

Este blog, cómo ya todos sabéis, trata de mis pensamientos y de cómo yo entiendo y vivo las cosas. Por eso he decidido cambiarlo y escribir solo unas líneas para expresar lo que hoy siento.

Un fin de semana muy duro y muy triste del que cara al público me quedo sólo con una cosa: el increíble valor la amistad.

“Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón”  Gabriel García Marquez. Y este fin de semana muchos amigos nos han tomado la mano y nos han ayudado a caminar y seguir adelante.

Sentirse tan querido y arropado en estos momentos hace que paremos un momento en nuestra vorágine de vida y nos demos cuenta de que la verdadera amistad es un regalo maravilloso que debemos cuidar y alimentar. Por muy liados que estemos o mil problemas que tengamos, siempre hay que tener tiempo para cuidar de nuestros amigos.

La amistad no se impone, ni se programa. La amistad es generosidad, lealtad, confianza y cariño. Un amigo lo es por su esencia.  La amistad se muestra en los momentos felices y en los difíciles. Y a los amigos les falta tiempo para llegar a tu lado cuándo más los necesitas.  No hay intereses, no se pide nada a cambio.

Tú sólo di mi nombre y yo correré a estar a tu lado, solo tienes que llamar y allí estaré.