La Terraza de Sada

La Terraza de Sada, La coruña

Este fin de semana, supongo que ayudada por los días tan grises y lluviosos que nos acompañan, he sido atacada por un fuerte ataque de morriña de esos que me dan de vez en cuando.

He recordado nuestras vacaciones, y también aquellos maravillosos siete años que vivimos en La Coruña. De eso parece que hace ya  toda una vida. Ahora solemos volver todas las vacaciones y siempre que  podemos. Mis hijos son los gallegos de la familia y ellos siempre están deseando ir por allí a jugar con sus amigos, reencontrarse con sus primos y cómo no, pasar unos días con los abuelos.

Hoy quiero hablaros de Sada  un pueblo costero de la provincia de La Coruña, al que nos unen grandes recuerdos, amigos, anécdotas …

Sigue leyendo

Anuncios

Los veranos en el Norte

Me gusta el norte. Sus paisajes verdes que transmiten serenidad. Sus playas que no están abarrotadas de gente con sombrillas y neveras, y con los pinares casi hasta la misma orilla. Y el Atlántico, un mar muy frío, pero noble y frontal;  se le ve venir y no se anda con tonterías ni engaños.

Playa de Cirro. La Coruña

Los destrozos hechos en la costa gallega, que también los hay, son menos brutales que en otros lugares y todavía encuentras muchos rincones en los que la “manaza” del turismo no ha hecho tanto daño. Siempre pienso que con la materia prima que tenemos, cómo hemos podido hacer esas locuras y estropear la costa española de esta forma. Si se hubiera usado la cabeza y el buen gusto, otra canción sonaría ahora.

Pero volviendo al norte os voy a confesar un secreto, a lo mejor os parece una tontería, pero para mi es muy importante a la hora de elegir destino. En el norte, aunque sea verano,  la gente se viste, se peina, y sobre todo, se calza.  Aunque parezca que pudiera ser lo normal y obvio, por desgracia no lo es.

El kit del turista compuesto de camiseta de tirantes, riñonera o bolsa marsupial y algo muy extraño en lo pies, será tendencia pero ataca todos mis sentidos. En el norte no es un must del verano. Y salgas a comer , cenar,  tomar un aperitivo o pasear, no encuentras en los restaurantes y chiringuitos ese formato.

Esos kit  playeros, me recuerdan los disfraces de los niños que compras deprisa y corriendo para carnaval o Halloween. Un cartoncillo cutre del que sacas careta, túnica y complementos. Por favor, ¿me da un kit del turista? Si señor, y ahora como estamos de oferta  le regalamos la nevera con su imprescindible sandía.

Me encanta el sol, el calor, la playa y el mar y claro está el norte tiene sus riesgos, pero aún así me gusta. Un lugar maravilloso para pasar las vacaciones, eso sí con chaqueta, paraguas y botas por si acaso.

¿Dónde comer, dormir o tomar una copa?  Eso será el próximo día.