Cuaderno en blanco

Hoy es realmente el primer día del año para mi. La semana pasada con las fiestas, familia, vacaciones de los niños y los Reyes, aunque el año ya había empezado, fue un semana muy extraña. No sabíamos si íbamos o veníamos, una vorágine que solo nos permitía seguir el día a día, pero sin tiempo para pensar.

agendaHoy ya hemos quitado el árbol y el Belén. La casa recupera su aspecto habitual y las rutinas vuelven a nuestras vidas. Esas rutinas de las que muchas veces protestamos pero que son las que dan orden y calidad de vida. Siempre he dicho que a mí las rutinas me gustan, eso sí, me gustan las nuestras.

Son ya muchos años trabajando en ellas. Dando forma a unas normas y unas costumbres que hemos elegido y que hacen que el barco navegue. ¿Cómo no me van a gustar si las hemos hecho nosotros y son nuestras?

Ya tengo mi agenda nueva y me encanta verla en blanco. Me transmite la sensación de que tengo todo un año por delante para hacer un millón de cosas. Y que ese millón de cosas solo dependen de mí, de mi bolígrafo, de mi cabeza y sobre todo de mis ganas de seguir haciendo cosas que al final siempre darán sus frutos. Así que… ¿vamos?

Sigue leyendo

Anuncios