Volver a Getxo: un viaje de despedida.

Hay viajes especiales, no son de trabajo, no son de  placer. Viajes difíciles de encuadrar en una etiqueta. Viajes repletos de emociones y sentimientos. Viajes de risas, lágrimas, complicidad, recuerdos, muchas anécdotas y sobre todo llenos de muchísimo cariño.

Este viaje a Bilbao quedará guardado en el cofre de mis tesoros. Un viaje en el que quisimos vivir con los niños lo que su padre y abuelo habían compartido tantas veces.

Un viaje especial, único e irrepetible, del que nos queda un recuerdo entrañable y que los cuatro guardaremos para siempre en nuestro corazón.

Hacía muchos años que no íbamos a Getxo, pero cuando llegamos el lunes parecía que nunca nos habíamos ido. Al llegar a Neguri lo primero que sentí fue una sensación de calma y tranquilidad. Sus grandes árboles, la majestuosidad de sus casas, la sobriedad y elegancia. La clase y serenidad de sus edificios y avenidas me hacen sentir bien y reconciliarme con el mundo.

Incluso en esos difíciles momentos al pasear por sus calles pienso que el mundo debería ser así: tranquilo, sosegado y sin estridencias de ninguna clase.

Pasear por la orilla del Abra, tomar unas banderillas y unos vinos contemplando los veleros en el puerto deportivo. Llegar caminando a la playa de Ereaga pasando por Punta Begoña,  los Tamarises… me trae muchos recuerdos, recuerdos que parecen míos. Pasear por Las Arenas, el puente colgante, merendar en Zuricalday, son tantos planes bonitos y entrañables que voy a tratar de dejaros mis favoritos.

¿Dónde dormir?

Para nosotros sin lugar a dudas en Ariatza,  ahora el Hotel Embarcadero. Situado en el muelle de Las Arenas, una elegante casa señorial dónde nació y pasó su infancia mi suegro. Está magistralmente restaurada y mantiene la esencia de lo que fue.  Un hotel  inmejorablemente ubicado. Cálido, acogedor y para nosotros lleno de recuerdos.

Una alternativa inmejorablemente ubicada es el Hotel Igeretxe en Ereaga. El hotel es un antiguo balneario fundado en 1919 y reconvertido en hotel. Sigue conservando sus servicios de balneario. Situado a pie de playa, la arena está a 20 metros. Dormir con el sonido del mar es la experiencia más relajante del mundo. Cuenta con 22 habitaciones.

¿Donde tomar el aperitivo?

¿Qué puedo decir de las banderillas de Bilbao? Pues que es imposible decidirse sólo por una: vegetales, atún, merluza, huevo… Me gusta tomarlas en el Puerto Deportivo El Abra, disfrutando de las maravillosas vistas. Sus terrazas están muy cuidadas y alegres. Invitan a sentarse y disfrutar de la compañía y del lugar. Otro lugar que ha sido un clásico es Los Tamarises. Sus vistas y situación siguen siendo privilegiadas pero ya no es como nosotros lo recordamos.

¿Dónde comer?

El plan de “cerveceras” es inmejorable y yendo con niños son lugares perfectos para que ellos disfruten de la comida, el entorno y juegos al aire libre.

La comida en una cervecera es básica y por el entorno donde se disfruta está mucho más rica. Son lugares con mucho encanto:  la piedra, la madera, la chimenea y las  fotos de los  antiguos caseríos los convierten muy especiales.

Compartir en una mesa corrida con mantel de papel unas tortillas de patata, pimientos del país (que no pican), ensaladas, pollo asado, choricitos, morcillas… tienen un encanto y sabor especial.

Mis favoritos Solaetxe, en Leioa, y El Molino, en Berango. ¿Por qué esos y no otros? Tan simple como porque son los que les gustan a mi familia.

El mejor helado

Sin lugar a dudas el de Aberasturi y aunque sobre gustos no hay nada escrito os recomiendo el de limón. Fundada en 1926, 86 años endulzando las tardes de los niños y no tan niños de Las Arenas.

¿Dónde merendar?

En Zuricalday, los bollos de mantequilla son especiales. Y aunque cierto es que los hay en otros muchos lugares, yo no los he probado tan ricos en ningún otro sitio. Tienen mucho de recuerdos y de olor a las meriendas en casa de las abuelas. Recuerdos de infancia que son los que mejor saben. Un consejo, comerlos todos esa misma tarde, porque es cuando más esponjosos y jugosos están. Y la mantequilla se deshace en tu boca, pequeños bocados de placer.

Para pasear

El paseo del Marqués de Arriluce y el muelle de Ereaga parecen un catálogo de casas de muñecas de otra época. Mansiones y palacios-chalet con un aire muy británico, debido a la simpatía hacia todo lo inglés que existía en la burguesía vizcaína del siglo pasado. Cada edificio es único en su estilo según el gusto de quienes lo encargaron. Muchas de esas mansiones ahora son edificios de pisos pero han sabido mantener un estilo acorde a lo que le rodea y en los que se percibe calidad y peso especifico.

El puente colgante.  Los orígenes del Puente se remontan a la recta final del siglo XIX. El objetivo que se perseguía al construir el Puente de Vizcaya era unir las dos márgenes de la desembocadura del Nervión sin entorpecer la navegación. Se inauguró el 28 de Julio de 1893 y fue diseñado para enlazar con su gran cuerpo de hierro las localidades de Portugalete y Getxo

Dónde tomar una copa o cerveza antes de cenar

Mi favorito La Terraza. Un sitio muy agradable, en plena playa de Ereaga.  A pocos metros del mar, su enclave es privilegiado. Si hace una noche suave, fuera se está delicioso. Se pueden tomar unos pinchos y la verdad que tienen muy buena pinta, pero nosotros no los probamos.

Si lo elegimos como lugar para tomar una copa después de cenar, cuando ya ha refrescado dentro es muy bonito. Decorado en tonos blancos, con unos ventanales al mar invitan a la tertulia sin prisas y disfrutando del placer de estar juntos.

Para los que os gusta ir en coche disfrutando del viaje y sin prisas, os recomiendo parar a comer a mitad de camino en el Asador Milagros. Unas chuletitas de cordero en la cuna del lechal que son para perder el sentido. Un ambiente cálido y un servicio inmejorable. No hay gritos, ni ruidos de cocina, no hay sensación de prisas y trasiego. Y de postre… unas rosquillitas caseras deliciosas .

Volveremos y pronto !!!

Anuncios

9 pensamientos en “Volver a Getxo: un viaje de despedida.

  1. No conozco Getxo, pero he hecho el paseo contigo como si hubiera pasado ahí media vida. Además me ha conectado tanto con mis veranos de infancia en Fuenterrabía. Solo siento el motivo de tu viaje, pero para tus niños seguro que será una experiencia precios. un beso

    • Ha sido un viaje muy bonito. Aunque el motivo fuera triste, el viaje nos ha llenado de paz, anécdotas y recuerdos maravillosos que guardaremos siempre.

  2. Buufff!!! LLevo bastantes años fuera,y leerte me ha supuesto un torrente de emociones y ha despertado muchísimos recuerdos dormidos de mi adolescencia en Las Arenas…Gracias Rus !!!
    Menos mal que puedo escribir,porque tengo un nudo en la garganta…!!!

  3. Eres un encanto de persona, solo alguien como tú podría hacer una descripción con tanto detalle y tanta ternura. Desde luego que en cada palabra has conseguido que me traslade hasta Getxo y que tenga unas enormes ganas de visitarlo. Sin duda será un recuerdo que con el tiempo dejará de ser agridulce para quedarse solo con la dulzura de tus palabras. Un beso enorme y mucha fuerza!! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s