Una noche mágica en La Puerta del Ángel

La música forma parte esencial de mi vida. Con la música siento, disfruto, paso buenísimos ratos e incluso comunico sentimientos. Cada tema que me gusta siempre lleva parte de lo que yo siento y que yo no sé expresar mejor que como ellos lo hacen. Risas, alegría, melancolía… depende del momento, del lugar y sobre todo del estado de ánimo.

James Taylor, Eric Clapton, Bob Dylan, Mark Knopfler, Enrique Urquijo, Antonio Vega forman parte de la banda sonora de mi vida. Crecimos, estudiamos, nos enamoramos y desenamoramos, nos casamos y siempre de fondo estaban sus temas.

Me encanta la música en directo, pero odio las multitudes y bullicios, me producen agobio, calor aunque haga frío y claustrofobia. Las masas me ponen nerviosa. Por eso no soy de ir a conciertos multitudinarios.

Tengo un recuerdo maravilloso, que atesoro en mi caja de recuerdos favoritos, del concierto de James Taylor el 28 de Julio de 2009, en el Escenario Puerta del Ángel. Hacía meses que habíamos comprado las entradas, era una ocasión única. Una noche de verano, de temperatura perfecta, al aire libre y la posibilidad de escuchar a Mr. Taylor. 2.500 personas sentadas no atacan mi sentido del agobio y me pareció que tanto en la entrada, como en la salida o a la hora de tomar una cerveza en el descanso, era una cantidad de personas perfecta para disfrutar de esa noche. Junto a su banda de leyendas, compuesta por Steve Gadd (batería), Jimmy Johnson (bajo), Michael Landau (guitarra), Larry Goldings (piano) y Andrea Zonn (violín y coros), nos regaló una actuación exquisita y un repertorio impecable que me emocionó.

Llegamos tempranito, por evitar agobios de última hora y prisas y tuvimos la gran suerte, esos milagros que pasan de vez en cuando, de encontrarnos con el mismísimo James Taylor en la puerta del recinto.

No sé por qué, ni para qué, pero allí estaba, de carne y hueso, sonriendo y hablando con las personas que se le acercaban. Lógicamente me faltó tiempo para correr a saludarle, podía haberme encontrado con un no, o con un usted quién es de parte la seguridad. Pero no fue así, me sonrió, cruzamos un par de frases, le dí dos besos y me hice esta foto con él.

Esta foto fue la envidia de todos nuestros amigos esa noche, incluso entre los que allí estaban y se la iba enseñando cuando los veía.

Mi cara lo dice todo.

Fue un momento mágico que no podía creer me hubiera pasado a mi. Entramos al recinto felices y dispuestos a disfrutar de ese gran concierto.

Las composiciones de Mr. James son sosegadas y su cálido timbre vocal te envuelve. Es muy elegante en sus composiciones y sobre todo en cómo las interpreta, y su irrepetible estilo de tocar la guitarra acústica me encanta. Me transmite paz, serenidad, armonía y una buena dosis de buen rollo

James es James !!

No podría elegir una canción favorita, como siempre depende del momento y que sienta yo. Esa noche sin lugar a dudas las que más me llego fue: 

Porque eso es lo él habia conseguido ese 28 de Julio: Una inmensa sonrisa en mi cara 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s